Volver a los detalles del artículo La hija vertiginosa de Humberto Díaz Casanueva, o el germinar de la palabra