Volver a los detalles del artículo Los adjetivos deverbales y la noción de dominio ontológico