Volver a los detalles del artículo El uso de falacias en la comunicación absurda